Martes 24 de Noviembre de 2020

  • 20.1º
  • Nublado

GENTE

30 de octubre de 2017

Luis Perez: ‘El único perjudicado acá soy yo, me encuentro sin insulinas y sin tiras para poder tomarme la diabetes’

Luis Pérez, vecino de Urdampilleta y hace 26 años que presta servicio en el cuerpo activo de Bomberos Voluntarios, teniendo la obra social de IOMA, se acerco a los estudios de Radio Urdampilleta para presentar su problema. No le proveían la insulina que necesita para mantener una vida saludable.


Luis informó que la primera receta de las insulinas que necesita la presentó en IOMA y se la rechazaron, el día lunes pasado envió una segunda receta y no obtuvo respuesta. Pérez se debe inyectar 14 unidades en la mañana y 10 por la tarde, más 2 pastillas de metamorfina de 500 Miligramos por día, manejando parámetros de 180 y 190 de diabetes.

Desde el mes de junio le declararon que tenía Diabetes, comenzando por otros problemas de salud estando internado en la comunidad y derivándolo a Bolívar donde le detectaron la enfermedad.

‘Tuve que comprar la insulina, teniendo una obra social, ya no sé qué tengo que hacer, no entiendo cuáles son los pasos que tengo que seguir’

Luis abonó en dos análisis al profesional Bioquímico de la localidad, los cuales aproximadamente suman seis mil pesos, más ocochientos que ha gastado en enviar al comisionista a IOMA de Bolívar a enviar todos la documentación solicitada, pero siempre obtiene una respuesta negativa.

IOMA dice una cosa, el profesional dice otra

"Siempre le falta algún papel, sumándole que el profesional le dice que es una factura electrónica que no necesita ni sello ni firma. IOMA pide una serie de requerimientos de prácticas de salud (fotocopia de orden médica, la historia clínica, el rechazo de FABA, la factura original con firma y sello del profesional, fotocopia del resultado de laboratorio, el CBU, fotocopia del carnet de IOMA y titular del solicitantes, fotocopia DNI titular solicitante, fotocopia de último recibo de cobro del titular, nota solicitando el reintegro) una vez presentado todo esto pueden llegar a reintegrarle una parte de lo gastado.

‘El único perjudicado acá soy yo, me encuentro sin insulinas y sin tiras para poder tomarme la diabetes’ puntualizó.

Con la solidaridad de los vecinos de Jorge Perdigón, Edgardo Esteban y la Doctora Alejandra García, Pérez ha podido medirse e inyectarse insulina pero no es la que debe usar. Esta solución temporal mitigó en parte su problemática, pero no logró regulaizar sus valores de Diabetes.

Existe una ley 26.914 que representa a todo paciente enfermo diabético, pero en el caso de Luis no ha obtenido ninguna representación. En esta Ley habla de todo el sistema público y privado, sistema de seguridad social, las obras sindicales, las obras sociales provinciales que tienen la obligación de proveerte el medicamento.

‘Yo no puedo comprar de a una lapicera porque viene la caja de 5 y me cobran aproximadamente $5000 y la verdad es que no tengo esos recursos’

Luís se mostró desanimado, pero desde la radio se le dio esperanzas, confiando en el capital solidario que significan los oyentes, que siempre responden ante necesidades básicas como estas, donde se trata nada más ni nada menos, que de la salud de una persona.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios