Sábado 17 de Abril de 2021

OPINIÓN

30 de marzo de 2021

Eugenio Moyano: “Tenemos que cuidar los monumentos del pueblo”

La Estación Ferrocarril de Urdampilleta tiene colores renovados, y es por obra y gracia de Eugenio Chueco Moyano, un enamorado del ferrocarril y de su pueblo.


Los pueblos se conocen por sus obras y los hombres por sus acciones. Será por eso que al entrar a Urdampilleta, su estación de tren no quedó dormida en los laureles de otras épocas doradas y, por el contrario, se vio renovada en sus colores gracias a las manos solidarias de Eugenio Moyano.

“El ferrocarril siempre me gustó y me sigue gustando. Trabajó mi viejo, mi hermano, así es que toda una trayectoria ahí adentro”.

Será por eso que decidió arreglar sus ropajes de construcción con una buena mano pintura solidaria porque, vale la aclaración, lo hace totalmente ad honorem: “A veces mis hijas me ayudan y me dan para la pintura”. Y así es que luce con nuevos colores la fachada de la estación de tren. “Me gustó pintarla de celeste y blanco, con los colores de Argentina”.

No es que sea un artista de brocha gorda, sino que tiene el corazón pintado de un rojo lleno de pasión, y así lo explica: “Esto de pintar nació con el ferrocarril, pero hace un tiempo atrás, con unos chicos pintamos las letras y después ya lo hemos repintado unas dos o tres veces”.

Eugenio Moyano ama su ciudad y por eso pone toda su dedicación a ese lugar en particular. “La estación es un monumento del pueblo, que hay que cuidarlo. Cada tanto voy a levantar los papeles, a limpiar la plataforma. Son cosas muy lindas como la iglesia o la municipalidad que hay que cuidarlas”.

ROCADurante la entrevista va a repetir varias veces el consejo de cuidar las cosas, los lugares, los momentos. Quizás esto venga de cuando “En el 94 nos echó Menem y nos fuimos todos a la calle. Particularmente me sentí muy triste porque el ferrocarril me encanta”.

El origen de su amor por el gran gusano de hierro es desde siempre: “El ferrocarril siempre me gustó y me sigue gustando. Trabajó mi viejo, mi hermano, así es que toda una trayectoria ahí adentro. Yo era auxiliar de noche y trabajaba con los trenes de pasajeros y de carga. Tanto en Urdampilleta como en Pirovano”.

Y así como los trenes unían a los pueblos y ciudades del interior, Eugenio Moyano quiere lo mismo con las personas en estos tiempos de pandemias y protocolos: “Mi sueño es que se pueda reunir gente a conversar, a tomar unos mates, a sacar fotos”.

Su corazón enorme es todo un regalo a su pueblo y un tributo a los antiguos trabajadores ferroviarios, “porque yo entré en una generación en el que ya se iba el ferrocarril, pero quedaba esa gente grande que hizo y trabajo mucho por el ferrocarril”.

Y sin duda alguna, Eugenio Moyano es uno de ellos.

RECOMENDAMOS ESCUCHAR EL AUDIO DE LA ENTREVISTA

COMPARTIR:

Comentarios