Sábado 19 de Junio de 2021

ACTUALIDAD

18 de abril de 2020

Coronavirus en Argentina: murió un enfermero en Cañuelas y un joven de 23 años en San Miguel, y ya son 131 las víctimas en el país

El profesional tenía 47 años y trabajaba en el Instituto Médico Brandsen, el mismo donde falleció el padre del futbolista Walter Montillo, Es el primer fallecido por el COVID-19 en el sistema de salud provincial.

Esta tarde se confirmó el fallecimiento por coronavirus de Silvio Cufré, de 47 años, enfermero del Instituto Médico Brandsen, quien estaba internado en una clínica de Cañuelas y residía en San Vicente, provincia de Buenos Aires. Se trata de la muerte número 130 en el país y la primera por la enfermedad en el sistema de salud provincial.

El municipio de San Vicente confirmó la noticia y publicó un breve comunicado, en el cual expresó: “Una muy triste noticia nos envuelve hoy a los sanvicentinos. La pandemia del coronavirus nos afecta directamente. La tragedia de la muerte del enfermero Silvio Cufré es un golpe muy fuerte para todos, en especial para su familia, sus amigos, vecinos y sus compañeros de trabajo”.

Desde la municipalidad también que Cufré se encontraba internado en el Hospital Regional Cuenca Alta de Cañuelas.

Y agregó: “Ellos, nuestros agentes de Salud, la primera línea de fuego, los que arriesgan su vida, por cuidar la de todos y todas, hoy lloran a un héroe. El gobierno municipal y el pueblo del distrito de San Vicente acompañan en el dolor a todos los afectados por la desaparición física de Silvio”.

El Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires también entregó detalles del fallecimiento de Cufré: “Lamentamos informar el fallecimiento de un trabajador de la salud de la ciudad de Brandsen que vivía en San Vicente, que había sido confirmado como paciente positivo de COVID 19. El enfermero de 47 años, que trabajaba en una clínica privada de la localidad, presentó síntomas el 6 de abril, fue hisopado ese mismo día y confirmado como positivo el 11”.

El paciente formaba parte de los contactos estrechos de los contagiados en la clínica de Brandsen que se encuentra en investigación de la Justicia y, además, en investigación epidemiológica. Las autoridades de Brandsen, San Vicente y del Gobierno de la provincia de Buenos Aires extendemos nuestras condolencias a familiares y amigos en este difícil momento”, concluyó el comunicado.

Este medio constató que el contagio de Cufré fue el primero en el Instituto Médico Brandsen. El pasado jueves, un equipo de policías y agentes del Poder Judicial allanó la clínica privada de esta ciudad bonaerense donde en menos de una semana murieron dos familiares directos del futbolista Walter Montillo: primero su abuelo Oscar y a los pocos días su papá Walter Oscar, quien luego se confirmó que tenía coronavirus.

La fiscal Mariana Albisu encabeza una investigación surgida por las denuncias del Municipio de Brandsen y otra de oficio donde se acusa a las autoridades del sanatorio de ocultar que en el caso de Walter Oscar Montillo existía la sospecha de que se traba de un paciente con COVID-19.

Estas irregularidades en el manejo de protocolos que investiga la Justicia habrían desencadenado la cadena de contagios dentro de la clínica privada. Varios de los empleados del IMB trasladaron el virus a otros centros médicos.

Anteriormente, ya se habían registrado otras muertes de profesionales de la salud a consecuencia del coronavirus. El 2 de abril, falleció en la ciudad de Resistencia el médico Fernando Marín, quien era director de Salubridad del municipio de la capital chaqueña.

Marín tenía 60 años y transitaba por un delicado estado de salud con la capacidad pulmonar disminuida. De acuerdo a la investigación epidemiológica, había mantenido contacto en su consultorio privado de Villa Don Enrique con otros dos pacientes que se enfermaron con COVID-19. Una de ellas había sido la abogada Ana María Tonzar (63), quien fue una de las seis víctimas fatales previas de Chaco. A su vez, Tonzar había compartido mate con la “paciente cero” de la provincia. Otro de los contactos que había realizado fue con la secretaria de otra de las personas fallecidas en el distrito.

En Nuequén, en tanto, perdió la vida el traumatólogo Alejandro Passarelli, oriundo de Cipolletti, quien se convirtió en la primera víctima fatal de Río Negro por esa enfermedad. En su caso había vuelto de Europa el viernes 13 de marzo y al día siguiente fue ingresado al nosocomio por un grave cuadro respiratorio. Padecía neumonía. Fue internado en la Clínica San Agustín y tras doce días, su cuerpo ya no resistió.

Otro caso sucedió en La Rioja, donde falleció la pediatra Liliana del Carmen Ruiz. Fue el primer caso positivo de coronavirus de la provincia y, además, la primera muerte. La mujer tenía 52 años, padecía celiaquía y artritis reumatoidea. Trabajaba en el Hospital Vera Barros y, además, en la Clínica Mercado Luna. Primero contrajo dengue y luego le diagnosticaron COVID-19.

Fuente; Infobae

 

 

COMPARTIR:

Comentarios