Lunes 14 de Junio de 2021

GENTE

15 de abril de 2015

Lo que el viento nos dejó

A 22 años del tornado que arrasó con todo a su paso en la localidad de Urdampilleta, y a las zonas rurales aledañas, Hugo Fernández Ojeda y Adriana Portilla de Radio Urdampilleta dialogaron con diferentes víctimas de ese evento climático, reviviendo y recordando ese día.

Poema escrito por Juan Carlos "Quino" González tras el tornado.

 El desastre del 13 de abril de 1993:

“Fue el viento el que hoy nos dejó sin nada, un pueblo destruido, una familia amargada. Los techos perdidos, junto a galpones y tinglados. Luz no tenemos, y hasta el agua que bebemos deben de cuidar, porque dicen que se va a agotar por falta de corriente. Pero qué calidad de gente, la que habita en esta localidad, porque en el momento de ayudar sobraban voluntarios. Y aunque era solo un comentario, todos trabajaban sin descanso. Levantaban columnas, construyendo techos, y lamentaban los daños con cara de amargura. Esta el delegado, que es un prócer, renovador de Urdampilleta. Pero un martes 13, la yeta, un tornado detuvo sus ilusiones. Pero no afecto sus reacciones, hablo por radio y televisión, pidiendo ayuda en esta ocasión, lo que el pueblo necesitaba. Y su palabra ha sido escuchada porque vienen chapas y cemento para construir en un momento, las paredes caídas y volver así a dar vida a las calles desoladas, ya que con sus luces apagadas demuestras solo tristeza. Pero mantendremos siempre la entereza, para salir adelante, sin que el dolor nos quebrante, y afecte nuestros sentimientos, porque todos juntos haremos de nuestro pueblo y su gente, un hermoso monumento. Hoy más que nunca, es cierto que la unión hace la fuerza”.

Este poema fue inmediato de los daños ocurridos ese martes 13 de abril de 1993.

Para revivir aquel momento, Radio Urdampilleta entrevistó a figuras locales para revivir lo que fue en ese momento.

Miguel Salvador Gonzalez, Delegado Municipal de Urdampilleta, comentó: “Fue un momento muy triste, pero por suerte no tuvimos que lamentar ninguna víctima en ese momento. Podría haber sido un desastre, por las chapas incrustadas, y volando por todos lados, era en un horario en donde los chicos andaban en la calle jugando, por suerte solo tuvimos que lamentar daños materiales”.  

Por su parte, Juan José Pérez Jefe, integrante del Cuerpo Activo de Bomberos Voluntarios en 1993 explicaba: “Recuerdo que recibimos un llamado por un incendio, lo cual no tenía nada que ver. Cuando quisimos pasar la plaza San Martín, ya nos costó llegar porque había plantas, ramas, chapas tiradas por todos lados. Trabajamos hasta las 4 de la mañana ese día, y luego paramos porque ya no podíamos ver donde trabajar. Había cables tirados por todos lados y no teníamos luz. Tampoco teníamos elementos, se nos había agotado todo. Recuerdo que teníamos que hacer un rescate al campo, al cual no pudimos llegar porque era época de inundación y había un metro de agua en la calle. Fue muy duro dejar a esa persona que estaba en una casilla en el medio del campo; pero por suerte al otro día nos enteramos que no le paso nada”.

Dentro de los testimonios que desde Radio Urdampilleta se pudieron recabar, está la palabra de Oscar Aníbal Asín, Gerente de la Cooperativa Eléctrica de Urdampilleta en esos tiempos.  “Me acuerdo que vino un conocido a la Cooperativa, y me dijo: ¿Viste lo que pasó? Cuando salimos a las calles no se sabía por dónde empezar a trabajar. Era desastre. Había que tranquilizarse y ver qué medidas teníamos que tomar.  A los cables tirados y no tener luz nos complicó la tarea, porque no pudimos trabajar a la noche. Fue recién al otro día que pudimos comenzar con las reparaciones.  Nos llevó casi una semana dar luz a todo el pueblo”, comentó Oscar.

Por su parte, dos vecinos de la localidad, Susana Barrena y Marcelo Gallo, contarón lo que les tocó pasar a ellos y sus respectivas familias ese 13 de abril de 1993.

Susana: “Cuando paso el tornado, estaba junto a mi familia. Y no sé qué pasó, fue cosa de tres segundos que tardó en llevarnos la casa. En el momento no tomás dimensión de los que te pasó, al otro día te das cuenta, cuando ves tu casa destrosada. Fue Fito González, un vecino de la zona, quien nos ayudó a salir de nuestra casa. Él nos alumbraba con una linterna, y corrió los escombros porque teníamos ambos salidas bloqueadas”, relató la vecina.

Marcelo: “Cuando comenzó a soplar el viento pensé que se había roto el tanque de agua porque se entraba el agua dentro de casa. Pero no, era porque se había volado el techo. Estábamos en familia, y lo único que atiné fue a meter a mi mujer e hijos debajo de una mesa que estaba contra la pared.  Fue un momento desesperante”, sentenció.

Todas estas historias de vida, relatadas por Radio Urdampilleta, las podes escuchar en los siguientes audios. 

Fotos: Gentileza de los Vecinos de Urdampilleta

COMPARTIR:

Comentarios