Viernes 18 de Junio de 2021

URDAMPILLETA

24 de marzo de 2015

Venerar la Memoria: la tarea del padre Omar Dinelli

Abel Nievas habló por Radio Urdampilleta recordando al padre Omar Dinelli, y su actuación en la época de la dictadura en la parroquia de la localidad.

Con una fuerte convicción en contra con la dictadura, y con una misión solidaria de volcarse de lleno en los niños, el padre Dinelli estuvo a cargo de la parroquia Torrecita de Urdampilleta durante la dictadura más sangrienta que vivió la historia Argentina.

Pregonando sus ideas, el padre Omar dedicó su vida al prójimo y principalmente a los jóvenes y niños tanto con el comedor escolar, carreras de bicicletas, o eventos deportivos.

En una carta escrita de puño y letra por el mismo padre hacia a Abel Nievas, amigo de juventud de Dinelli, comenta la misión que se encuentra realizando en la actualidad.

Apostado en Francia, en un pequeño poblado cercano a Marsella, el padre Dinelli se dedica hoy a la recuperación de niños con adicciones, violencia, drogacción, desordenes de toda índole para que encuentren una vida digna y de equilibrio.

Continuó sus estudios en el sacerdotismo como así también los estudios de psicopatología, carreras que permiten combinar con su vocación.

Según el relato de Nievas, “el padre Dinelli siempre tuvo fuertes ideales, pero no tuvo actividad política; su misión siempre fue adoctrinar a los chicos, seguir la tarea de Scout e incluirlos en actividades deportivas”. 

 

OSVALDO JUSTO NAVARRO: palabras hacia el padre Omar Dinelli

"EL PADRE OMAR Y LAS CIRCUNSTANCIAS" (URDAMPILLETA).
Para que el paso del tiempo no nos tome desarmados, he tomado este consejo de Ortega y Gasset: “no debemos analizar al hombre solo, debemos tomar el hombre y las circunstancias”.
En la década del setenta, toda Latinoamérica sufría el empoderamiento imperial de Estados Unidos por el debilitamiento ruso. Solo, ya se perfila como dueño del mundo y logra tener influencias en todos nuestros gobiernos latinos imponiendo relaciones a través de los militares obedientes y planes como el Cóndor para lograr objetivos rentables para ellos que traerían nefastas consecuencias de endeudamientos desmedidos, colonialismo cultural, provisión de bienes sin industrializar para ellos poner el valor agregado.
Van naciendo ideas de resistencia en los intelectuales informados y comprometidos, que entienden las necesidades de los habitantes. Crece así una tercera posición (ni Rusia ni E.E.U.U.).
La Iglesia, siempre acompañando a la sociedad también se influencia de estas ideas. La Película “Las Sandalias del Pescador” representa estas efervescencias sociales. Juan XXIII y Pablo VI tratan de que estos aires lleguen al Vaticano, pero causan dolores de cabeza a los cardenales y laicos acostumbrados a las puertas cerradas.

En América crecían figuras como Helder Cámara en Brasil, Ernesto Cardenal en Nicaragua Romero en México. Así en 1967 se redacta “El Manifiesto de los 18 Obispos” para acompañar a las necesidades de Pablo VI y los pueblos postergados que además de oprimidos económicamente se los menospreciaba desconociendo sus derechos.

Estos curas comprometidos y denunciantes de atropellos cometidos por los gobiernos militares van creciendo en número y se constituyen en estorbo para las actividades gubernamentales. En nuestro país los necesitados y oprimidos se suman a las voces del Padre Mujica (asesinado en 1974), Monseñores De Nevares, Angelelli, Vicente Zaspe, Novak Hesayne y otros.
En esta realidad de luchas sociales genuinas y la voluntad del Imperio Norteamericano por frenarlas, en los primeros meses de 1974 llega a Urdampilleta un cura nacido en Chillar…Omar Dinelli.
Omar rápidamente ve la precariedad social del pueblo, y trata de integrar jóvenes a la pa
rroquia. Muy trabajador y sin un peso. (Siempre recuerdo los días en que junto a Yuyi Casali salían a cazar liebres para construir con esos recursos unos vestuarios en el fondo de la parroquia que permitieron organizar campeonatos de fútbol infantil y acampadas para gestar el movimiento Scout. También utiliza el salón del frente para pasar cine, realizar encuentros y ubicar una pequeña biblioteca).

Hago toda esta reseña para que podamos sacar nuestras propias conclusiones de la causa por la que fue llevado por los militares aquel 23 de noviembre de 1975.
Fui amigo del padre y con el paso de los años siempre se recoge en el pueblo la misma pregunta de los habitantes…”¿porqué se lo llevaron?”.
La respuesta está en el filósofo Ortega y Gasset…”es el hombre y las circunstancias”.
Es nuestra obligación informarnos, razonar y avanzar. 
Debemos superar la ignorancia paralizadora y la respuesta fácil que da lugar al “por algo será”.
Fue un hecho de respuesta al compromiso que sintió por sus fieles. En Francia desde 1977, sigue colaborando con refugiados latinos, militante de Solma (Solidaridad con las Madres de Plaza de Mayo), de Fundación Emaús, de Amnesty Internacional. Ha sido profesor, escritor de muchos libros que priorizan las necesidades del hombre.
La desinformación ocasiona el olvido, la falta de un razonamiento propio. Este hecho tuvo como actor central a un hombre, un lugar, un tiempo. Fue el hombre y las circunstancias. Si nos informamos habremos cargado NUESTRA PROPIA MEMORIA.
Osvaldo Navarro. Marzo 23 de 2015.

COMPARTIR:

Comentarios